aeafa

Pedro González Poveda, `Amigo de la AEAFA` y ponente de una sentencia clave para el Derecho de Familia, cumple 90 años

  • 22/02/2022

Fue ponente de una de las sentencias clave en Derecho de Familia: “La legitimación del padre o la madre con el que conviven los hijos mayores de edad para reclamar alimentos del otro progenitor”

El martes 22 de febrero ha sido un día muy especial para la familia de la AEAFA. Cumplió 90 años el gran jurista Pedro González Poveda, “Amigo de la AEAFA” desde 1998, el primer año que se concedió este reconocimiento.

González Poveda fue ponente de una de las sentencias clave en Derecho de Familia: “La legitimación del padre o la madre con el que conviven los hijos mayores de edad para reclamar alimentos del otro progenitor” (ES:TS:2000:3422).

El vocal y responsable del análisis jurisprudencial de la AEAFA, José Luis Cembrano, valora el impacto de esa sentencia: "Cierra una serie de dudas que abrieron diversas líneas doctrinales con la reforma del 93.2 CC. (L 11/1990). La sentencia pone pie en pared, bajo la sabia y pedagógica ponencia de verdadero aliño intelectual, de este ilustre jurista. Nos dice que, con la crisis del matrimonio no desaparece la familia, sino que 'hay dos familias'. En esa reforma, por fin el legislador había actuado sabiamente pero necesitábamos que alguien nos lo explicara. Y eso es lo que hace Pedro González Poveda. Nos dice que las familias continúan más allá de la mayoría de edad de los hijos. Que los hijos siguen necesitando la protección de sus progenitores y el paraguas del juicio ya tramitado a raíz la crisis familiar. Y, para disipar dudas sobre un posible empoderamiento de los hijos en el contexto familiar, lo resuelve con finura aludiendo a que la legitimación procesal del progenitor pervive, que no es de los hijos sino del progenitor que se ocupa y convive con ellos en una 'convivencia familiar' si esta es real", explica Cembrano.

"De este modo, a través de la legitimación por representación abre el camino al sentido común evitando que los pleitos familiares impliquen a los hijos más allá de lo necesario. Porque, está claro, antes de la reforma todos sabemos que los hijos a su mayoría no reclamaban a los progenitores sus derechos porque, lógicamente, no querían enfrentarse a ellos. De esta forma, a través de la 'perpetuatio legitimationis', el ponente justifica la protección al hijo al hijo y, fundamentalmente, al progenitor conviviente, que era quien acababa sufriendo las insoportables consecuencias de la ausencia de este precepto o de una sabia y cabal interpretación. Es una sentencia para ser leída", afirma José Luis Cembrano, vocal de la AEAFA y responsable del análisis jurisprudencial de la asociación.

Tras más de 40 años como magistrado y presidir la Sala Primera del Tribunal Supremo, en 2007 González Poveda emprendió el ejercicio de la abogacía hasta el día de hoy.  "Decidió hacerse abogado en ejercicio y ya lleva 15 enseñando Derecho a todos los que han pasado por mi despacho y a mí, cada día. Es un maestro del Derecho Civil y un ejemplo de discreción y buen hacer. No podíamos dejar pasar esta efeméride sin destacar su figura", afirma Jorge Marfil, expresidente de la AEAFA y compañero de González Poveda.


La primera hornada de amigos de la AEAFA (1998) fue espectacular. Poveda compartió reconocimiento con José Antonio Seijas Quintana, Joaquín Bayo, Ignacio Sierra Gil de la Cuesta y Eduardo Hijas Fernández.