aeafa
  • 08/05/2014
  • ARTICULOS - OPINION
  • Autor: Fsco Javier Pérez-Olleros Sánchez-Bordona
  • Sección: VIOLENCIA DE GÉNERO
  • Categoría: Procesal
Instrucción y sobreseimiento

INSTRUCCION Y SOBRESEIMIENTO

Por FJ. Pérez-Olleros Sánchez-Bordona

DOS PREGUNTAS INTERESANTES DE INSTRUCCIÓN

               Por Francisco Javier Pérez-Olleros Sánchez-Bordona

              

               21/05/2009

               SUMARIO: I. ¿LA INSTRUCCIÓN VA ENCAMINADA INICIALMENTE A LA ACUSACIÓN? II. ¿EL AUTO DE SOBRESIMIENTO PROVISIONAL NO RECURRIDO EQUIVALE AL ARCHIVO DEFINITIVO?

               En este trabajo eminentemente enfocado a la práctica forense me ha parecido interesante traer dos resoluciones de la Audiencia Provincial que responden a las anteriores preguntas

               I. ¿LA INSTRUCCIÓN VA ENCAMINADA INICIALMENTE A LA ACUSACIÓN?

               Esta cuestión es resuelta en el Auto 799/09, de 22 de abril, de la Audiencia Provincial de Madrid, Sección 26, al desestimar un recurso de apelación frente a un sobreseimiento libre de unas lesiones denunciadas por el imputado como causadas por su expareja, respecto de las cuales no formuló formalmente acusación particular, y porque se le desestimó prueba psiquiátrica sobre su imputabilidad solicitada por su Letrado en trámite de instrucción frente al informe de la UVFI.

               Como doctrina destacable señala la Ponente D.ª Teresa Arconada Viguera que: “ Hay que tener en cuenta que la instrucción va inicialmente encaminada a formular una acusación, y si bien hay que practicar las pruebas que se soliciten por la defensa para acreditar, como en este caso, la no imputabilidad, no hay que olvidar que si se ha practicado una prueba para valorar la imputabilidad del imputado antes de acordar la continuación de la causa por los trámites del procedimiento abreviado, y de dicha prueba se desprende, que inicialmente no tiene anuladas su capacidad intelectiva y volitiva, y ello sin perjuicio, como se ha dicho, de que para el acto del juicio se solicite nueva prueba al no estar conforme la defensa con la valoración hecha por la Unidad Forense Integral”.

               II. ¿EL AUTO DE SOBRESIMIENTO PROVISIONAL NO RECURRIDO EQUIVALE AL ARCHIVO DEFINITIVO?

               Nos responde la cuestión el Auto 798/09, de 22 de abril, de la misma Sección 26 de la Audiencia Provincial de Madrid, al desestimar un recurso de apelación presentado por la representación del imputado y por el Ministerio Fiscal frente a la resolución del recurso de reforma de la resolución que acuerda acumular el procedimiento relativo a una segunda denuncia a un procedimiento anterior sobreseído provisionalmente por una denuncia anterior.

               La ponente D. ª Teresa Arconada Viguera señala como doctrina destacable que: “No cabe estimar, como hemos dicho que un auto de sobreseimiento provisional no recurrido implique el archivo definitivo, pues tal efecto sólo tiene el sobreseimiento libre, y no cabe considerar que no haya relación entre denuncias o que ningún episodio nuevo haya sucedido para acordar la reapertura. Tampoco cabe estimar la tesis de la acusación pública de que cada delito da lugar a la formación de una causa que no pueda con posterioridad acumularse. Esta Sala considera que procede la acumulación pues nos encontramos ante dos denuncias cercanas en el tiempo, entre una y otra sólo han transcurrido seis días; por los hechos similares y con los mismos intervinientes, en ambos casos ella denuncia a el porque le ha agredido y le ha amenazado. Si bien una de ellas inicialmente se sobreseyó, las propias manifestaciones de la denunciante en el sentido de que ha denunciado hechos violentos anteriores es suficiente para reaperturar las diligencias sobreseídas pues la denunciante puede no acogerse al derecho a no declarar contra el que ha sido su pareja. Es más la existencia de posteriores episodios de violencia resalta la conveniencia de reaperturar aquellas denuncias en las que la denunciante se ha acogido a su derecho a no declarar, que puede deberse a una situación de dependencia con el agresor, y tratar de esclarecer los mismos. Además es procedente la acumulación de las diligencias pues el propio Código Penal contempla el delito de maltrato habitual que concurre cuando hay diversos episodios violentos, como se ha denunciado en esta causa.

               Finalizo este humilde trabajo recordando que si algún amigo lector quiere hacerme algún comentario o sugerencia mi correo es justiciahispana@gmail.com